Malenka Ramos: la polémica del erotismo más salvaje

Segura de sí misma, pero celosa de su intimidad, la ovetense Malenka Ramos (1978) no llegó a la literatura de la mano del género erótico, sino con un thriller que verá la luz próximamente. No obstante, se ha dado a conocer por sus relatos de tono subido, que fue publicando en Internet a lo largo de varios años para sus fieles seguidores, y que dieron lugar a la exitosa trilogía Venganza (integrada por los títulos De rodillas, La iniciación y Sin compasión) editada por Planeta en la colección Esencia y publicada en varios países.

Esta fanática de la literatura de los siglos XVIII y XIX, especialmente de Dickens, Baudelaire, y William Blake, poco o nada habitual de las lecturas eróticas, era consciente de las críticas que iba a recibir por sus novelas. La polémica quizá forme parte del éxito o lo impulse; lo cierto es que esas esperadas críticas las ha recibido desde varios bandos: tanto desde el sector conservador que aborrece las prácticas descritas en la historia y ataca a la autora por ellas, como desde el mundo sadomasoquista porque las conductas de los personajes no responden a su realidad.

Pero Malenka insiste que su obra es ficción, un producto literario que no debe corresponderse con ninguna realidad específica. Su narrativa se encuadra en el género romántico-erótico, está empapada de cierta agresividad, y realmente no es apta para todos los públicos, ya que puede herir sensibilidades con escenas muy explícitas y ciertos pasajes crueles. Los lectores están avisados, y, quien se sienta ofendido, no tiene más que dejar de leer.

Para todos los demás, sus novelas prometen intensidad, sensaciones fuertes, perversión. Su nuevo título, Garden Manor. Juega Conmigo, es más moderado, pero no renuncia a la ferocidad de los personajes y al calor de las escenas.

¿Te atreves?

.

 
«Su humor era sarcástico y aunque en esos momentos estaba algo acalorada y cohibida, no tardaría en devolverle aquel sar casmo juguetón y provocador que usaba con ella. Sin duda… Cuando volviera en sí y dejara de intimidarla de aquella manera tan desconcertante»

 

Por Silvia Blanco

Para escribir literatura erótica, ¿hay que conocer bien el género? ¿O basta con tener buena imaginación?

Yo nunca en mi vida había leído literatura erótica. El primer libro de este género que leí, fue varios años después de empezar a escribir Venganza. Era Hacia el Edén, de Anne Rice.

Así que lo tuyo es una imaginación desbordante.

Bueno, ahora mismo disponemos de Internet, no hace falta andar callejeando por pasadizos oscuros para descubrir perversiones, como se hacía antiguamente. Hay miles de relatos y blogs que pueden servir para informarse.

Hablando de Internet. Durante el proceso de documentación, ¿te has encontrado con algo que te haya escandalizado?

Hoy por hoy creo que ya no escandaliza nada; yo particularmente estoy vacunada contra todo, mientras no se sobrepasen ciertos límites (niños, animales…).

En la literatura erótica actual se reflejan ciertos clichés. Uno de ellos es el de la sumisión y la dominación. ¿Crees que es una fantasía habitual de las mujeres?

No tiene por qué, aunque ahora está de moda. Yo veo, entre muchos de las lectoras que me siguen, que sí existe la fantasía de que el hombre esté por encima de ellas en determinados juegos, aunque luego esa lectora sea la mujer más feminista del mundo. Pero en realidad hay de todo… no me gusta generalizar.

En tu novela (en la versión hardcore), la sumisión llega hasta límites muy violentos, incluso a la violación. ¿Qué responderías a posibles críticas feministas al respecto?

Pues simplemente, que se trata de literatura de ficción, no de un manual de conducta. Son novelas escritas para un determinado público, no pretende incitar a nadie a que se comporte de determinada manera. No se puede censurar la ficción con “esto está mal, esto no se puede”, porque seria involucionar culturalmente.

Valérie Tasso, Patricia de Souza, Megan Maxwell, Anne Rice, Sylvia Day, Maya Banks, Patricia Feller, Elísabet Benavent, Noelia Amarillo, Noe Casado, Malenka Ramos… La literatura erótica actual ¿se escribe y se lee mayoritariamente por mujeres?

Yo no escribo para mujeres. Pero sí que hay, ahora mismo, una saturación de literatura romántica y erótica para mujeres, porque somos más lectoras de este género. Es difícil encontrar un hombre que lea estas novelas, o que lo admita, suele tender a otros géneros. Creo que las mujeres somos, en general, más lectoras que los hombres, sea el género que sea.

Pero llama la atención, porque la literatura erótica tradicional (no entendida como ahora, sino de distintas formas), estaba escrita fundamentalmente por hombres.

Yo estoy esperando encontrarme un nombre masculino actual que destaque en este género. La mujer quizá sea un poco más delicada a la hora de narrar, a la hora de hilar acontecimientos románticos con el erotismo…

 

¿Cuál dirías que es el secreto para una buena novela erótica que seduzca a los lectores?

Depende del lector. Desde el punto de vista de los míos, que sea lo más directa y agresiva posible, lo más visceral. Además, es necesario que los personajes te envuelvan de alguna manera, que tengan algo: uno puede ser cruel o perverso, pero debe provocar que sigas leyendo.

¿Qué es lo más difícil y lo más divertido de la escritura erótica?

Lo difícil es enganchar al público, sin caer en lo tradicional y en lo de siempre, porque novelas románticas con un toque erótico hay muchísimas. Lo más divertido es cuando los personajes cobran vida, tienen una personalidad adquirida y los conoces perfectamente.

¿Con cuál de tus novelas has disfrutado más escribiendo?

Con la que estoy ahora, la precuela de Venganza, la historia de Quimera en los años 50.

Tienes un público muy fiel en Sudamérica. ¿Se vende mejor este tipo de literatura en aquel mercado?

Donde más se han vendido mis libros ha sido en Brasil. Es un mercado muy interesante, porque no hay tanto miedo a lo diferente y lo radical; Brasil es un país, además, bastante liberal, muy sexual, sin tantos prejuicios… Y, sobre todo, no mezclan la ficción con el feminismo exacerbado, saben diferenciar una cosa de la otra.

¿La literatura erótica ha dejado de ser tabú? ¿A qué crees que se debe el boom?

Es un misterio. Parece que en cuanto salió Cincuenta sombras de Grey la gente se lanzó a buscar literatura erótica, como si necesitasen más. Es un fenómeno curioso, quizá se deba a que sea el momento adecuado… no sé, estas modas surgen así.

¿Crees que Venganza es exportable al cine?

Sé que les encantaría a todos mis seguidores. Ahora bien, creo que la deformarían del todo. ¡A no ser que se atreva con ella Benicio del Toro!

El 18 de mayo sale a la venta Garden Manor. Juega Conmigo. Después de la trilogía Venganza, ¿qué nos va a sorprender de este nuevo título?

Que es un libro más “normalito”, con mucha carga erótica, pero que no va a ofender a nadie. Es una novela totalmente distinta a la trilogía, aunque los personajes siguen manteniendo esa ferocidad que me gusta darles.

Es un libro más profundo, la novela gira en torno al misterio de lo que ocurrió tiempo atrás en Garden Manor. Es importante también la bipolaridad del personaje y algún secreto que guarda. Todo eso se va desatando hasta que el lector descubre una realidad que no es lo que parecía. A la par que erotismo, hay mucho suspense.

Es también una historia retorcida, con escenas intensas, pero menos insana, no se roza el daño ni el dolor.

¿Expectativas?

Yo nunca tengo expectativas, pero los que están a mi alrededor sí tienen muchas. El 18 sale a la venta. El 21 hago una presentación en Madrid para periodistas, libreros y blogueros. El 30 de mayo estaremos en la Feria del Libro de Madrid.

Creo que la novela va a sorprender porque es muy intensa, tanto en cuanto a sentimientos como en cuanto a escenas. También tiene muchas dosis de humor. Es más “para todos los públicos”, pero sin perder la esencia y la ferocidad de los personajes.

¿Te veremos presentarlo en Asturias?

¡Eso espero!

ENCUÉNTRALA

Web: Malenka Ramos

Facebook: Malenka Ramos

Twitter: @MalenkaRamos