Las foces del río Pendón

La de las Foces del Río Pendón es una ruta idílica que atraviesa zonas boscosas, cauces fluviales y collados.  Se trata de un precioso recorrido circular, colorido, sonoro, que empieza y acaba junto al antiguo balneario de Fuensanta, actual planta embotelladora de agua. Una más de las muchas maravillas que puedes descubrir recorriendo Asturias: totalmente señalizada, con agua en ambas direcciones, es una ruta de dificultad media, que se puede realizar con niños y mascotas.

 

 

Hoy queremos recomendaros la ruta por las Foces del Pendón, en el concejo de Nava. Con un recorrido circular de unos 10 kilómetros, poco más de cuatro horas de duración y dificultad media, la ruta es apta para ir con niños y con mascotas. Se puede realizar en cualquier época del año, aunque posiblemente sea  más bonita en época de lluvias, cuando  el río lleva más agua.

El punto de partida es el antiguo balneario de Fuensanta, donde actualmente se encuentra la planta embotelladora de agua. El coche se puede dejar en el aparcamiento. Se cruza el río Pra, se toma el camino ascendente y enseguida se llega al primer cruce: Mayau Pastor hacia la derecha y Los Fornos hacia la izquierda. Al ser una ruta circular, podría iniciarse en cualquiera de las direcciones, pero quizá la de Los Fornos sea más llamativa para empezar, al ser la que transcurre por el río…

Tras media hora de subida, se llega al collado de Los Fornos, en cuya fuente se pueden rellenar las cantimploras. Siguiendo la señalización, atravesamos la pradera hacia la derecha, en dirección al desfiladero que transcurre por encima del río y que nos lleva, en recorrido llano, a las foces propiamente dichas.

 

 

 

 

Continuamos disfrutando del paisaje, del frescor, del relajante sonido del río, hasta llegar a la zona de Les Mecedores, donde una bonita casacada cruza el camino. Encontraremos una caseta en la confluencia de dos riegas, donde tiene lugar la captación de aguas para Nava.

En ese punto rodeamos y cruzamos un puente de madera para volver a subir entre imponentes robles y hayas antiquísimos, en ligero ascenso, hasta llegar al puente Pendón, que atravesaremos para continuar por una senda empedrada, custodiada por avellanos y robles. Durante la primera parte del ascenso encontraremos una vieja cabaña en ruinas, restos de cuando el antiguo camino de la canal servía para acarrear la hierba hasta los pueblos vecinos.

Siguiendo con el ascenso suave, llegamos al collado de la Boca de la Canal, desde donde se desciende hacia el Mayau Pastor, una gran zona abierta salpicada de cabañas utilizadas por los pastores de la zona y sus ganados. Es un buen lugar, bien pasada la mitad del recorrido, para reposar y almolzar.

 

 

Desde el Mayau Pastor comienza el descenso a través de una pista por la que circulan ocasionalmente vehículos ganaderos, por lo que deberemos ir con cierta precaución. Iremos dejando atrás amplias zonas pastoriles hasta alcanzar la fuente de El Faeu, con la vista puesta en varios pueblos del concejo de Nava y el valle de Fuensanta.

Esta parte del camino es menos espectacular, pero igualmente bella. Si prestamos atención, podemos divisar distintas especies animales: no sólo vacas y caballos (que abundan), sino también corzos, jabalíes y numerosas aves.

A medida que vamos finalizando el descenso, nos adentramos de nuevo en una zona arbórea, hasta llegar a la altura del Palacio de La Ferrería, junto a la planta embotelladora, donde empezó y acaba el recorrido.