La escanda también se bebe

El pasado mes de julio, estuvimos en una de las jornadas de puertas abiertas de la Fábrica de Cerveza Ca Beleño. Además de sabrosa y refrescante, la visita fue enriquecedora por todo lo que aprendimos, tanto del proceso de producción artesanal concretamente, como de la cerveza en general. ¿Sabíais, por cierto, que la cerveza cambió el rumbo del mundo (no una vez, ni dos, sino en repetidas ocasiones)? Nosotros nos enteramos ese día… Si os parece una afirmación exagerada, os recomendamos que veáis el siguiente documental del canal Odisea, que no tiene desperdicio:

.

El taller cervecero arrancó hace un par de años, después de otros tantos buscando la maquinaria apropiada y tras un importante desembolso económico. Pero lo que se hace con ilusión y se lleva hacia delante recompensa con la satisfacción de quien, como Frankie, puede presumir de criatura.

Parece difícil que en un espacio tan reducido se pueda llevar a cabo un proceso tan laborioso, relativamente sencillo, pero necesariamente preciso, como es la fabricación de cerveza. Pero en este pequeño local todo está calculado al milímetro, de modo que la producción y la distribución (en el propio chigre, el Ca Beleño de toda la vida, al cual la fábrica está anexa) se llevan a cabo sin que la cadena de frío se rompa en ningún momento. Del tanque al surtidor, así de directo. La producción es constante: lo que se fabrica, se consume y mientras se está consumiendo, se reanuda la fabricación. El proceso sólo se interrumpe por las tareas de limpieza de los tanques, trabajosas y tediosas pero imprescindibles.

Los ingredientes no tienen ningún misterio: cereal malteado, agua y lúpulo. Ni conservantes, ni acidulantes, ni gas carbónico añadido; fabricada de forma totalmente artesanal y sin pasteurizar. Y con una singularidad más: este maestro cervecero utiliza escanda en la fabricación de una de sus variedades, con lo que no tiene nada que envidiarle a la sidra en cuanto a asturianía se refiere.

Del trabajo hecho con mimo y dedicación nacen las cervezas Ordum: frescas, ecológicas y hechas en Asturias. Cuatro variedades, para todos los paladares: Ordum Lager (rubia de estilo checo), Ordum Speltia (Ale de escanda), Ordum Urdus (Ale tostada) y Ordum Kraken (Stout). Todas ellas con nombre de origen latino (< Ordeum: ‘cebada’; < Spelta: ‘escanda’), para evitar polémicas entre el asturiano y/o el castellano.

Todo lo relacionado con la visita lo calificaríamos con sobresaliente: la experiencia, el trato y el producto catado. Si no hay razón para quedarse en un sitio si no hay cerveza -como cuenta la historia y repite Frankie- entonces sobran motivos para volver al Ca Beleño.

Foto: Ca Beleño
Foto: Ca Beleño