«Aire» de Bovoj despidió FETEN 2016 con un vendaval de aplausos

La compañía Bovoj clausuró con Aire la edición 2016 de FETEN en un Teatro Jovellanos a rebosar. Un espectáculo emocionante, bonito y muy alegre en el que los Aragón lucieron su gran talento artístico y musical. Dirigido por Fernando Bernués y Patxi Barco, producido por Caribe Teatro y Emilio Aragón, y con música de Alarmantiks.

.

«Aire» en el Teatro Jovellanos de Gijón
«Aire» en el Teatro Jovellanos de Gijón

 

Por Silvia Chamizo Blanco

Siempre me ha gustado la sonoridad de la palabra escafandra; tal vez, como filóloga que soy, por esa combinación de fricativas, oclusivas y vibrantes que solo apreciarán quienes hayan estudiado algo de fonética. Aunque sospecho que este gusto personal tan peculiar va más allá de la lingüística y que hay detrás de él también algo de romanticismo y ensoñación, por esa capacidad de la escafandra de abrirnos la puerta a otros mundos que escapan a nuestra naturaleza humana.

Así, enmascarados con ellas, aparecen en escena, salidos de una caja, cuatro de los seres (entes) protagonistas de Aire, quienes, acompañados y guiados por un quinto (brujo, chamán), surgen —nacen— en un precioso mundo sensorial que se dedicarán a conocer mediante efectos sonoros y lumínicos.

Como en todo crecimiento y proceso de aprendizaje, hay evolución: en Aire se parte desde ritmos sencillos y rudimentarios, elaborados con el propio cuerpo, y se llega a la fusión de melodías complejas e instrumentos electrónicos. Entre ambos extremos, numerosos objetos y juguetes variopintos con los que los personajes —y el público— explorarán un universo musical sorprendente.

Aire es un hermoso espectáculo muy particular y un tanto arriesgado. Sin apenas palabras, con una escenografía relativamente sencilla y sin excesivos detalles que roben protagonismo a lo importante: el cóctel de humor, color y sobre todo música que nos transportará a ese precioso mundo sensorial donde abriremos los ojos y los oídos con la sorpresa, la ingenuidad y la emoción de una primera vez.

Porque sí, los espectadores —grandes y pequeños— volveremos a la inocencia del guaaauuuuu y del oooooohhhh guiados por los cinco protagonistas y su excelente interpretación. Beben del clown en su apariencia (vestimentas anchas, pequeña nariz remarcada que acentúa los gestos) y en su actitud (bonachones, expresivos, curiosos, espontáneos, entusiastas), pero se les percibe lejos de la torpeza, las bufonadas y el ridículo, sino más bien como entrañables, inteligentes y alegres, con un gran sentido del humor.

Aire despidió FETEN 2016 a lo grande. El público infantil, exigente donde los haya, aplaudió, rió, pidió participar en el show y jaleó, como se jalea a los grandes iconos del rock. Como en todo buen concierto que se precie, se pidieron bises. Y los hubo.

Cuánta intensidad. Qué gran montaje. Aire fresco.